Otro caso de inseguridad :: Patricia González López

  Foto: Yolanda Castaño

Por Pablo Milani

 

Otro caso de inseguridad

Patricia González López

Santos Locos Poesía

2018

 

 

 

 

Patricia González López: “La inseguridad no es un lugar

 

estático, va cambiando con la mirada”

 

 

Patricia González López (Buenos Aires, 1986) es escritora, poeta y gestora cultural. Es licenciada en Relaciones Públicas y

cursó la maestría en Comunicación, Cultura y Discursos Mediáticos (UNLAM). Publicó su primer libro, Indecible, a los 22.

También es autora de Dos de Azúcar (2010), Maldad, cantidad necesaria (2013), Doliente (2016). Antologó el libro

Esto Pasa, poesía en Buenos Aires (2015). Participó en antologías Poesía bajo la autopista I y II (Clara Beter),

Tres versos, un lírico (Tres+1), Libro vivo (Milena Caserola, El Asunto), Poesía Llanto de Mudo 1995-2015 (Llanto

de Mudo) y Lámparas (Editorial Pulpo, Puerto Rico, 2018). Los domingos a las 9 AM hace una columna de difusión de

poesía llamada “La poesía no se ajusta” en el programa El Gato Escaldado, AM 750. Integra la dirección de la

comisión joven del Centro PEN Argentina (Poetas, Ensayistas, Narradores). Participó en el Festival Internacional de Poesía

José María Heredia de Toluca, en el Seminario Internacional de Poesía en Pachuca, ambos en México y en la Feria

Internacional del Libro de La Habana, en el espacio de poesía de la Feria del Libro de Córdoba, entre otros.

 

 

 

 

 

Otro caso de inseguridad es un gran signo de pregunta. ¿Qué es la

inseguridad? Se pregunta Patricia González López. ¿Es el trabajo?, ¿La familia?

, ¿El barrio?, ¿El Estado? Tantas preguntas que no logran encontrar respuesta. A

raíz de un hecho real padecido por la autora, tiempo más tarde, esas mismas

preguntas fueron la llama inicial para darle forma a un nuevo libro, esta vez

editado por Santos Locos Poesía.   En ese camino de vida y escritura, Otro caso

de Inseguridad es un libro que se hace preguntas que conllevan un signo aún

más grande del que fueron escritos, con el fin, una vez más, de ser escuchadas.

¿Cómo hace la gente para negarse? ¿Cómo hace la gente para quererse? De este

modo, González López lo que hizo fue transformarlas en bandera y

preguntárselas al mundo. El libro se presentó el pasado 19 de agosto en Tano

Cabrón Bar junto a un staff de lujo: el escritor y periodista Jorge Dorio, la

también periodista y escritora Irene Chikiar Bauer y el escritor Leonardo Oyola.

Las lecturas estuvieron a cargo de Aldana Altoni, Camila Polo y Alejandro Berón.

Acompañaron la noche con su música Bruno Giuntini y Juan Pablo Marcó. Dorio

afirmó que Otro caso de inseguridad es una especie de advertencia. Dijo

Patricia: Depende donde uno está parado y lo que uno vive, la inseguridad, va

variando. En unos de los epígrafes que integran el poemario, hay uno del poeta

Gabriel Pantoja que dice: luego me agaché hasta mi sombra encontré / rotos los

significados / vi ahí / mi posibilidad. Desde ahí parte el significado y el significante

de Otro caso de Inseguridad, donde vio rotos los significados, vio una

posibilidad. González López vio la posibilidad de dejar un registro mientras

atravesaba un río del todo inestable, como la vida misma. Esa que se va viviendo

entre escollos y llanuras serpenteadas por la sinrazón y sabores amargos, como

un único intercambio entre flora y fauna y con la ciudad como testigo. Y sin

embargo, no el amor, sino que aquí la más fuerte siguió siendo la autora, aún sin

ser del todo consciente de ese presente que se confunde con pasado y futuro

todo el tiempo. Sigo rompiendo la historia, / y puedo estar un poco más así. En

tiempos del Ni una menos y con un protagonismo feminista determinante en este

2018, Otro caso de inseguridad fue escrito por una mujer que puso el cuerpo

en favor de su destino actual, el de antes y el de ahora. El libro está construido

desde una verdad y una justicia que salva, que es más que el miedo circundante.

Irene Chikiar Bauer en la presentación del libro dijo que Patricia González López

es una escritora que escribe con libertad y que su libro atraviesa la desvergüenza

y la humillación.

 

 

Hice lo necesario / para pertenecer a algo que quede lejos de mi casa.    

 

 

  

  

 

Otro caso de inseguridad es una incitación que habla sobre la confianza en el

otro y sobre la propia y en la que siempre la mujer que escribe es la que no

admite derrota alguna. Leonardo Oyola, a su vez, dijo: En el libro de Patricia

González López existen emociones mezcladas, no contradictorias. Como un

testamento que no permite ninguna distracción, el poemario de Patricia González

López es un reclamo a ser escuchado y oído. Predicamos la libertad / y no

soportamos / a quien toma una decisión / con la que no estamos de acuerdo. Un

grito en medio de la efervescencia de la ciudad en el que su centro se confunde

con la soledad. La plata que tiré / mi experiencia de más / los amores que aún

me deben la mirada / mi soledad de que nadie se enamora. Este poemario de

Patricia González López es más profundo que su antecesor, Doliente, es más

incisivo, más comprometido con el mundo que la rodea, pero sobre todo, con ella

misma. Y también, más arriesgado: Le dí destino al espanto / y confié en el

horizonte. Como si todo lo transcurrido hasta ahora la hiciera más fuerte cada

día, en cada libro, en cada decepción y en cada tormenta. El arte de tapalleva la

firma de Aldana Antoni mientras que Otro caso de inseguridad establece desde

el principio una mente con un cuerpo, donde la mente es independiente de todo

aquello que la intenta lastimar y su cuerpo se articula como un campo de batalla,

pero no hacia otros, sino que es su propio laboratorio de ilusiones y sueños que

intenta recuperar, esos que aún no logra compartir del todo con nadie. Un

espacio en el que siempre las inseguridades quedan perdidas en el otro y su

propia inseguridad se reconvierte en fortaleza hacia la siguiente página, hacia la

siguiente historia. Aquí de lo que se habla es de sortear los obstáculos.  El libro

está dividido en tres partes, todas ellas se relacionan entre sí, aunque de un

modo orbicular, entre diminutos fragmentos que alcanzan a advertir de que el

libro no quiere despegarse por sí mismo y huir, sino que necesita de la mirada del

lector, de un cómplice,  para ser comprendido.

 

 

 

 

 

Otro caso de inseguridad tiene voluntad y sacrificio, fue hecho para deshacer

las certezas del pasado y afianzar las del presente. Entre su pasado y presente,

Patricia González López dijo: Yo creo que Maldad -cantidad necesaria- es un

libro un tanto adolescente, de mi primera juventud. Doliente es de una juventud

más madura y crecida y Otro caso de inseguridad pertenece a una vida adulta,

con trabajo, paciencia, templanza, sin arrebatos. Si todo fin significa un nuevo

comienzo, este poemario parece ser un nuevo principio con algunas respuestas

para Patricia González López.